Tu poder

“El río bajaba con fuerza,

el viento mecía los árboles,

el atardecer llegaba,

y las piedras al chocar contra el agua,

sonaban …

Lúa no entendía como todos los días su madre le decía las mismas cosas.

  • Despierta Lúa, no puedes estar todos los días igual, tienes que ir a clase y hacer los deberes, como todos.

Ella iba al colegio con su mejor sonrisa, pero los demás no la entendían.

Cabreada y enfadada, en los recreos se escapaba al rió que había cerca de su colegio.

Un día tenía tanta rabia que empezó a coger las piedras que había alrededor y las tiraba con fuerza contra el agua. Luego se miraba y se veía reflejada en aquellas aguas.

En aquel lugar se sentía cómoda, en silencio, contemplando las hojas acariciadas por los rayos del sol y cubierta por las sombras de los árboles.

  • Ya te has vuelto a escapar – la decía la madre.

Pero todos los días eran iguales. Cogía muchas piedras y las arrojaba con fuerza al agua para soltar su rabia.

Sin darse cuenta y con el paso de los días, se fue haciendo experta. Elegía con cuidado las piedras, las más redondas, las daba formas para hacerlas más planas y así al tirarlas formaba ondas perfectas en el agua, de manera suave, eso la hacía sonreír.

  • ¿Conoces el poder de las piedras? – le dijo un pez que la estaba observando.
  • ¿Me has hablado? – miro Lúa sorprendida.
  • Claro, llevo tiempo observándote. Y bueno al principio esquivábamos las piedras que tirabas sin sentido, pero ahora lo haces muy bien, con mucho arte la verdad.
  • Lo siento – dijo Lúa avergonzada. Es que estoy muy enfadada porque todos los días me regañan.
  • Ya entiendo, pero sabes que las piedras que tiras son poderosas y que guardan mensajes.
  • ¡¡¡ Anda ya!!! Si son solo piedras.
  • Bueno, depende de cómo las veas… mira la piedra que esta junto aquel árbol.

Lúa se acerco sorprendida por lo que la estaba pasando, levanto la piedra y leyó la palabra “SUEÑO”.

  • Guauuuu… nunca antes me había fijado.
  • Ya, os pasa mucho a los humanos. Pero sabes… todo está vivo, solo hay que aprender a mirar. Ahora tira la piedra, como solo tú sabes, pero antes debes hacer caso a lo que ha dicho la piedra. ¿Cuál es tu sueño?
  • Sueño con tener un poder.

Las aguas de aquel rió expandieron con fuerza el sueño que Lúa tanto ansiaba.

  • Ahora, coge las piedras que están al lado del puente y llévatelas  a casa. Cuéntales a todos dónde las has encontrado y querrán verlas… mañana vente, ¿vale?

Lúa se fue con las piedras que había en el puente en las que había varias palabras escritas: suerte, paz, amor, gracias.

Al enseñárselas a todos, se quedaron sorprendidos y como dijo el pez, quisieron ir a verlo. Al llegar al rió no había nada, nadie era capaz de ver las piedras poderosas que Lúa les había dicho, solo había simples piedras.

Lúa sea enfado mucho con el pez… no entendía nada. (Imaginaros como se quedo Lúa, con la ilusión que tenia).

Pero cuando todos se empezaron a marchar, Lúa cogió las piedras que llevaba y las lanzó al agua, como solo ella sabía. Todos al oír el rió y ver las ondas tan bonitas creadas en las aguas, se dieron la vuelta a contemplar el arte de Lúa y como del fondo se veían unas luces destelleantes. Los peces empezaron a saltar y sacaban hacia las personas que allí había piedras con formas muy bonitas de lunas, estrellas y soles,  parecía que el cielo se había bajado al río a refrescarse y había traído su esplendor a la Tierra, para que todos pudieran tocarlo.

Alucinados miraron a Lúa que sonreía por aquél milagro.

  • Así que todo este tiempo te has dedicado a esto, no? Eres una artista – le dijo orgullosa su madre.

Y mientras disfrutaban de aquellas poderosas piedras, Lúa supo al fin cual era su poder:

  • “Transformar piedras”

Ella, con tanta ilusión, se acerco al pez para darle una de las piedras que no había lanzado en la que decía “GRACIAS” , y callada se quedo observando, nuevamente, cómo:

“El rió bajaba con fuerza,

el viento mecía los árboles,

el atardecer llegaba

y ahora, las piedras al chocar contra el agua,

Se transformaban. “

Gracias de corazón

Isabel

ÚNASE A NUESTRO BOLETÍN
Únase a nuestros visitantes que reciben nuestro boletín de noticias .
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con ninguna otra persona.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 2