La flor Isi.

Isi era un tipo de flor única. Tenía unos grandes pétalos pero los llevaba hacia abajo, ya que el lugar dónde vivía siempre llovía y era incapaz de levantarlos como las demás.

Un día un jardinero que la vio, y con su permiso, decidió trasplantarla al sur de la ciudad, donde  la lluvia caía con menos fuerza. Isi que había estado en el lugar donde más llueve, decidió ese día levantar un pétalo a ver qué pasaba.

De repente empezó a captar la atención de todas las personas que paseaban por aquel jardín. Pero el jardinero no la había puesto en cualquier jardín, había sido muy delicado y era buen observador, el supo ver más allá de una flor, supo ver la belleza de una flor triste por la lluvia caída, y la llevo a los jardines del palacio de una reina. Al darle el sol, una mañana, el pétalo reflejaba una luz blanca la cual alegraba el corazón de todos aquellos que tenían el privilegio de observarla. La flor se empezó a encontrar muy feliz y decidió levantar, tímidamente, otro pétalo para seguir alegrando corazones. Esa misma mañana tuvo que bajar la reina al oír tanto escándalo en su palacio, a contemplar esa hermosa flor de la que todos hablaban,  pero que ella era incapaz de ver la bonita luz blanca que desprendían sus pétalos.

Para seguir contagiando más allá del reino esa luminosidad y que ella la viera, el jardinero con su permiso, colocó un espejo frente a ella y la luz empezó a salir hacia todas las direcciones.El palacio se empezó a llenar de todas las personas del reino que venían a contemplar su grandeza. La flor que sentía un poco de vergüenza por mostrarse y que la miraran, dejo de sentirse así al observar por ella misma, lo hermosa que era, la luz que alegraba y comenzó a abrir otro pétalo más, para conseguir más sonrisas alrededor, para que los niños se abrazaban y bailaban y todos se sentían más alegres.

El jardinero que la había descubierto se sentía muy orgulloso de su trabajo y la flor mostrando su agradecimiento le hizo un guiño con su ojo, en señal del amor que tenia hacia él.

Y ella, que por fin se había dado cuenta de la gran importancia que tenía su luz para poder comunicar a todos la alegría de la vida y la autenticidad, decidió abrir todos los pétalos con tanta fuerza que hasta el sol se tuvo que ocultar por unos momentos tras las nubes para dejar que Isi iluminara aquel reino, para alegrar con su sola presencia a todas las flores que llenarían de colores aquel jardín de palacio y así pudieran pasear ahora por ellos y contemplar la flor más bonita del mundo.

Para Isabel (comunicadora de moda) una flor muy bonita, por que tu sueño se haga realidad.

Un abrazo al corazón.

Isabel

ÚNASE A NUESTRO BOLETÍN
Únase a nuestros visitantes que reciben nuestro boletín de noticias .
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con ninguna otra persona.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 6 = 1